Los textos

Los textos que acompañan a las imágenes son también originales de sus autores o han sido elaborados en el Taller.
Sus nombres propios solo aparecerán si así lo deciden.
Tú también puedes participar en nuestro Taller escribiendo un comentario siempre que quieras.


lunes

Tiempo de tránsito


Las transiciones no son fáciles. Como en todos los cambios, necesitamos adaptarnos nuevamente a una nueva circunstancia. Estamos en este proceso constantemente, casi sin darnos cuenta: adaptándonos constantemente a situaciones novedosas, circunstancias cambiantes, personas nuevas...
Muchas veces, estos cambios se asocian a otros más físicos: cambios corporales, una medicación que nos acaban de recetar, cambios climatológicos...  A penas percibimos nuestra maravillosa capacidad para ir flexibilizando las herramientas imaginarias que tenemos ( -que somos) y acompasar nuestro bienestar al flujo cotidiano de los cambios.

                                      

La primavera es un tiempo de tránsito especialmente virulento. Durante este periodo nos conviene contactar con asuntos que nos hagan sentirnos un poco seguras entre tanto movimiento. Algo así como "hacer pié" cuando nadamos en el mar, saber que el fondo está ahí, cerca está nuestro apoyo. Este apoyo, esta confianza nos la proporcionan las cuestiones inmanentes de nuestra vida: lo que no cambia, lo que siempre está ahí. Esas zonas de nosotras mismas en las que siempre podremos refugiarnos, lugares de seguridad valiosos, de los que siempre podremos echar mano. ¿ Donde podríamos encontrar representados en la cultura estos valores universales comunes e íntimos que a todas nos acompañan?


Nos encontramos con la baraja del tarot. Los llamados "arcanos mayores" nos ofrecen 22 figuras con las que poder identificar muchos de los arquetipos con los que podemos relacionarnos. Estas figuras son antiquísimas y portan consigo un crisol de ideas, culturas y filosofías. Jugamos a relacionarnos con las imágenes dándoles color mientras identificamos qué hay de nosotras en ellas y dónde podemos encontrar sus características en nosotras. Es un juego que nos ayuda a recordar aquello de inmanente que nos habita, aquello que somos y que nunca perderemos. Aquello confiable que acogemos y que nos acoge.  

Los tiempos de tránsito, los cambios, la inseguridad de lo ambiguo, la incertidumbre, lo desconocido... se convierte en una aventura  enriquecedora, si podemos estar confiadas y apoyarnos en nuestros mejores valores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu mensaje.
¿Quieres saber algo más de esta imagen?