Los textos

Los textos que acompañan a las imágenes son también originales de sus autores o han sido elaborados en el Taller.
Sus nombres propios solo aparecerán si así lo deciden.
Tú también puedes participar en nuestro Taller escribiendo un comentario siempre que quieras.


martes

Las imágenes que creamos. El punto de partida.






Todas las imágenes que producimos, pero sobre todo todas las imágenes que producimos delante de nuestros ojos con nuestras propias manos, pueden tener efectos parecidos a las imágenes que habitan las galerías y los museos,  a las imágenes cinematográficas, a las imágenes literarias. Son los efectos comunes de todas las producciones imaginarias. Producciones imaginarias que se alojan en el caudal general de lo Universal Imaginario.
Hacemos interpretaciones basándonos en la impresión, en el efecto que estas imágenes causan en nosotras. Hacemos esto de la misma manera en el museo, en la galería o en el taller, viendo y comentando las obras propias y las de los demás.

Cualquier imagen, todas las imágenes están vinculadas a nuestros mitos particulares, a los mitos culturales de las sociedades en las que estamos sumergidas, y también están vinculadas a mitos y a figuras universales que se repiten y versionan en todas las culturas. Imágenes, mitos e ideas transculturales que también atraviesan el tiempo.
Nuestra relación con las imágenes es permanente y formativa, pero pocas veces prestamos atención al hecho de que nosotras somos sus autoras, incluso -y cotidiananmente- cuando nos comportamos como espectadoras  aparentemente pasivas.


Tanto el proceso de creación de imágenes, como los resultados finales (los objetos acabados) son momentos importantes en la creación.
Podemos distinguir entre la producción espontánea para nuestra satisfacción, para nuestro desarrollo personal, curiosidad, etc., y los procesos de los artistas profesionales que pueden estar también envueltos en cuestiones teóricas y -quizá se pueda decir: metalingüísticas- relacionadas con la contemporaneidad del arte.  Para Jung estas formas de creación espontánea tenía más que ver con lo que ´le llamaba "imaginación activa" y poco que ver con el trabajo de la persona artista profesional, si entendemos a esta como una profesional vinculada a las condiciones que el campo del arte presenta en un momento histórico concreto. (C.G. Jung: The Transcendent Function 1916; The Aims of Psychotherapy" 1931). Producir imágenes y conversar con ellas, conversar con las imágenes producidas en dibujos,  en mandalas,  en sueños, consituyó para Jung una forma de auto-análisis. Jung hacía esto siempre de forma dialéctica: conversando a su vez con otras personas, intercambiando opiniones y puntos de vista sobre la imágenes afloradas. Animaba a sus pacientes, colegas y amigos a hacer lo mismo, explorando en las imágenes y ocurrencias sus aspectos más subjetivos, más íntimos,  mas privados y particulares, al tiempo que estudiaba sus relaciones con su circunstancia cultural y con imágenes arquetipicas y universales.
Muchos artistas son también analistas de sus imágenes y exploradores de sus significados (mitos personales y universales...). Al dibujar, Jung experimentaba asuntos propios de la creación artística -igual que hacemos nosotras en cada jornada de nuestro taller- . De la misma forma, muchas artistas establecen ciertos procesos de auto-análisis cuando reflexionan sobre sus obras y sobre sus procesos de creación. Y de la misma manera, en nuestro taller procuramos las oportunidades para que esto pueda darse, sin sacrificar los aspectos ludicos y experimentales de nuestro hacer.

----------------------------------------------------------------------

Texto escrito a la luz de lecturas de las obras de Joy Schaverien 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu mensaje.
¿Quieres saber algo más de esta imagen?