Los textos

Los textos que acompañan a las imágenes son también originales de sus autores o han sido elaborados en el Taller.
Sus nombres propios solo aparecerán si así lo deciden.
Tú también puedes participar en nuestro Taller escribiendo un comentario siempre que quieras.


lunes

¿Donde tengo yo el amarillo? ¿De qué color es mi tobillo izquierdo?


Este es el sorprendente y maravilloso resultado del trabajo de M.M. jugando con los colores. Si nos permitimos cierta aleatoriedad, si nos permitimos la experimentación azarosa sobre el papel, podemos descubrir imágenes de nosotras mismas que desconocíamos por completo.
Esta mañana ha sido especialmente fructífera en ese sentido. M.M. parecía no poder salir de la trampa que son algunas ideas "yo no sé", "no tengo imaginación", "no se me ocurre nada...". Muchas veces no se nos ocurre nada. A los mejores artistas, a los más experimentados y prolíficos muchas veces no se les ocurre nada. ¿Qué hacer entonces? Bueno, se pueden hacer muchas cosas, por ejemplo tres: pasar de largo y esperar que llegue la ocurrencia (que puede no llegar nunca); sufrir mucho o jugar sin mayores pretensiones que dejarse sorprender por el azar.  
Para este juego M.M. cogió un papel en blanco en el que situamos aleatoriamente unos puntos de colores. Después se puso delante toda la caja de rotuladores (unos cuarenta colores) y un par de pautas (a veces una puede agradecer unas cuantas buenas pautas a las que agarrarse como Teseo al hilo de Ariadna, porque la invención a veces puede sentirse como ir de aventuras al laberinto del Minotauro...mejor sentir cierta seguridad). Estas pautas fueron: con una línea de cada color, rodear todos y cada uno de los puntos.  
De esta forma M.M. pasó un buen rato subsumida en el dibujo. Absorbida por el trazado. Absorta en los recorridos. Ocupada al ciento por cien en lo que ocurría entre la punta de fieltro del rotulador y la superficie del papel, entre su trazo actual y los anteriores. Y le gustó el resultado.

Después hicimos otro juego en el que participaron muchas personas que estaban en el TAZ en ese momento. Se trató de poner colores dentro de la silueta de un cuerpo humano (teníamos la silueta de un hombre y la silueta de una mujer). Cada participante tomó la silueta con la que se identificaba. El juego podía tener varias versiones. En la primera versión pensábamos de qué color teníamos las distintas partes de nuestro cuerpo que íbamos recorriendo gracias a la silueta. En la otra versión, sacábamos rotuladores al azar e imaginábamos en qué parte de nuestro cuerpo situaríamos ese color.


Mientras poníamos el color sobre el dibujo, tratábamos de prestar atención a la parte de nuestro cuerpo sobre la que estábamos "operando".
Los resultados han sido muy interesantes. Cada persona se ha relacionado con este juego de forma distinta y personal. Nuestra imaginación, nuestra psique ha tomado rumbos propios. Algunas personas se han dejado llevar sin más, por los colores. Otras personas se han encontrado señalando partes de su cuerpo de forma específica por motivos específicos.  Hay quien ha representado un mapa de sus padecimientos y celebraciones. Otras personas han traducido los colores en sensaciones de frio o calor sobre su cuerpo...
M.M. se ha sorprendido de sí misma, de su soltura y despreocupada deshinibición al jugar. Hemos mirado juntas el resultado. Por algún motivo algo en su trabajo ha traído hasta mi memoria los dibujos de Oskar Schlemer para el Ballet Triádico y los hemos visto juntas. Y hemos inventado: "¿Te imaginas que con este diseño tuyo pudiéramos hacer un traje, un mono completamente pegado el cuerpo con el que una bailarina pudiera bailar libremente?" .¿"Te imaginas que la bailarina vestida así, evolucionara y se moviera sobre una escenografía que también hubieras dibujado tú?"
A M.M. esta idea le ha encantado. El encantamiento característico del encuentro con lo maravilloso que nos habita y que muchas veces permanece en la oscuridad toda nuestra vida. "¡Quiero ese mono ya!" Exclama M.M. Quizá aún no se ha dado cuenta de que ya lo lleva puesto. ¿O quizá si?

Fenómenos maravillosos en el TAZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu mensaje.
¿Quieres saber algo más de esta imagen?